El duelo por suicidio

“Me resulta imposible imaginar que ya nunca estaré sentado contigo, ni oiré tu risa, que todos los días por el resto de mi vida estarás ausente”

(Carrington)

Desde los primeros minutos tras recibir la noticia del suicidio, gestionamos psicológicamente dos hechos terriblemente devastadores a la vez: la noticia inesperada de la muerte y el porqué de esa muerte. Una experiencia emocionalmente desbordante y traumática para cualquier persona.

Es doloroso hacer frente a cualquier muerte, pero en la situación de un suicidio se añade la angustia de querer saber o entender qué es lo que la ha forzado. Esto añade un matiz diferente al duelo por suicidio en relación al resto de duelos.
El duelo es un proceso, no una enfermedad.

Con la elaboración del proceso de duelo, la persona que murió puede llegar a ser parte de nuestra vida de una nueva manera.

La mayoría de la gente empieza a reconocer que se sienten, lentamente con más energía y cierta esperanza.

Hablar de sus recuerdos, poco a poco, no nos será tan doloroso, a pesar de que este dolor no desaparece nunca del todo, se aprende a convivir con él.
Sin embargo, existe un sentimiento común entre nosotros los supervivientes, y es que la vida nunca más será la misma.

Cómo afrontar el duelo por suicidio – DESCARGAR

El dolor

El duelo es una experiencia universal. Es una respuesta humana adaptativa a la pérdida de alguien, a quien amábamos y valorábamos. Casi siempre, es una experiencia vital muy dura, pero en particular el dolor por la pérdida por suicidio es muy intenso y en la mayoría de los casos difícil de elaborar.

Los supervivientes nos sentimos totalmente abrumados por la intensidad de nuestros sentimientos: ira, culpa, confusión, tristeza, angustia. Algunos tenemos la sensación de “volvernos locos”. Esta sensación es por el dolor tan intenso que afecta a todo nuestro ser y nos deja con ese sentimiento de estar fuera de control. El sentimiento quizás más devastador es el pensar “cómo puede haber sido posible que haya sido capaz de hacerlo”. Este pensamiento nos produce una sensación de incredulidad, de vivir como en una intensa irrealidad, nos parece mentira que estemos viviendo este final tan inesperado. El final más trágico imaginable para esa persona a la que hemos querido y cuidado. Este sentimiento se vive igualmente aunque, en algunos casos, se haya planteado la posibilidad de que sería posible que ocurriera.

Las emociones y sentimientos en el duelo por suicidio

Emociones y Sentimientos – Duelo por suicidio – DESCARGAR

Convivir con el duelo por suicidio

“Cuando alguien muere, tenemos que hablar por él en el mundo”

(Joagues Derrida)

En algunos casos, pensamos que los otros nos culpan del suicidio. Por este motivo, tendemos a negar lo que ocurrió y escondemos a menudo nuestros sentimientos. Esta situación mantenida durante mucho tiempo puede empeorar nuestro proceso de duelo por suicidio.

Es importante procurar un soporte y que se mantengan las relaciones familiares y de amistad durante el duelo. Es habitual que familiares y amigos tal vez no sepan que decir y cómo y cuándo dar su ayuda. A aquellos que quieran acompañar y dar soporte a un superviviente por suicidio le decimos:

  • Lo que el superviviente necesita es tu presencia a su lado y escucha incondicional.
  • Ofrece tu apoyo sin emitir juicios ni opiniones.
  • Acepta su conducta y permite que exprese sus sentimientos de culpa, enfado, rabia y pena.

En muchas ocasiones, nos angustiamos ante el sufrimiento de otra persona e intentamos que se tranquilice y deje de expresarlo y sentirlo con frases como “anímate, no llores más”, cuando en realidad, vivenciar el dolor es lo que ayudará a la persona a transitar el duelo adecuadamente.

Ten paciencia y deja que explique, tantas veces como lo necesite, la historia, sin interrumpirle. Utiliza el nombre del ser querido en lugar de “él” o “ella”. Esto humaniza al fallecido y resulta más reconfortante para el superviviente.

El duelo es individual y diferente en cada persona.

La ayuda profesional puede ser útil para algunas personas. Otros supervivientes encuentran ayuda en asistir a reuniones de grupos de soporte con otros personas en duelo. Allí se comparten abiertamente la experiencia y los sentimientos con otros supervivientes, sin ninguna presión, ni ser juzgado, sin miedo, ni vergüenza.